EUSKAL KAZETARIEN ELKARTEA - KAZETARIEN EUSKAL ELKARGOA

ALBISTEAK //

Un señor periodista, un periodista señor

Foto: Deia

Nos conocimos hace muchos años. Él era redactor de Deia y yo un simple colaborador. Desde el principio me trató como si fuese uno más del diario. Con amabilidad, con respeto, con tacto, con cariño.

Ambos teníamos un amigo común de aquella primera etapa. Otro profesional del periodismo, aunque su cometido no tuviese que ver con la redacción propiamente dicha. A Luis Ortiz, nuestro querido Trapattoni, también se le llevó, casualidades del destino, esta maldita y todavía incurable enfermedad.

El Edu que yo recuerdo de siempre era así. Cercano a cualquier compañero de trabajo y no trabajo. Un tipo normal y corriente, algo que hoy en día ni suele ser normal ni corriente; aunque su pluma y sus análisis tanto en el papel como en las ondas se saliesen de lo habitual. Otro nivel, otra visión.

Me vienen a la memoria unas cuantas anécdotas vividas por ambos y algunos más a lo largo de nuestras andanzas siguiendo los partidos del Athletic. Desde aquella vez que me pidió que le sustituyera por un día en El País en un partido de los leones frente al Sporting en plena Semana Santa que acabó en 7-1 hasta un viaje a Génova en el que el vuelo estuvo a punto de suspenderse porque Luis Fernández no tenía el pasaporte en regla y los DNI de Edu, Jon Mujika y el mío estaban caducados, pasando por un sobresalto en forma de aparición pistola en mano de varios guardaespaldas cuando nos encontrábamos cenando en una terraza en Georgia...

Eduardo Rodrigálvarez siempre será un señor periodista, un profesional que supo sobreponerse a las adversidades actuales y no tan actuales de la prensa y que con sus escritos demostró que el mensaje cala, gusta o incluso disgusta sin necesidad de envolverlo en estruendo ni ruido mediático alguno. Escribir bien no está al alcance de cualquiera. Calar, mucho menos.

El poso de buena persona, de compañero y de tío cercano también irá vinculado siempre al recuerdo de este periodista señor. Goian bego, Edu!


Iñaki Ugalde - Redactor jefe de Mundo Deportivo