EUSKAL KAZETARIEN ELKARTEA - KAZETARIEN EUSKAL ELKARGOA

ALBISTEAK //

'Cuando escolarizas a una niña se beneficia toda la comunidad'

José Manuel Ruiz, en la sede de la Fundación Baltistán en Bilbao. (Jose Mari Martínez).


'Cuando escolarizamos a las niñas del Valle de Hushé, al norte de Pakistán, las estamos acercando a la igualdad. El 90% ya lo están', destaca con satisfacción José Manuel Ruiz


DEIA- Por mucho que hayan cambiado las cosas desde que Baltistán Fundazioa empezara a colaborar con proyectos solidarios en el Valle de Hushé hace ya más de doce años, la desigualdad de la mujer sigue siendo clara en todas las edades. 'Por eso, en esta región aislada de alta montaña en Pakistán educar a las niñas y formar a las mujeres es clave para su desarrollo. Cuando una niña sale de Secundaria ya es otra persona;tiene criterio, opinión, está empoderada para afrontar su destino. Tuvimos claro desde el principio que entre las diferentes áreas de actuación, la educación dirigida a ellas sería fundamental', reconoce José Manuel Ruiz, presidente de la organización vasca, con la montaña como vínculo solidario.


Vuelven con la campaña de los bonos ¿Cuál es su reto para 2018?


-Escolarizar a 600 niñas. Iniciamos la campaña en diciembre;estuvimos en Mendi Film Festival y vamos por la mitad. En estos momentos hemos recaudado lo necesario para que 340 niñas vayan a la escuela todo el año, pero como la escolarización de las niñas en el Valle va a más [el 90% de las pequeñas ya van a la escuela] tenemos que alcanzar el objetivo de llegar a los 30.000 euros.


El porcentaje es inédito en un país como Pakistán donde la escolarización, incluso en las zonas desarrolladas, no llega al 50%.


-Sí. Era algo impensable cuando llegamos a Hushé. Estamos alcanzando casi el top de escolarización y, además, obteniendo buenos resultados en comparación con otras escuelas de la zona, pero queremos asentarnos a futuro. Para ello hemos encarado un estudio de diagnóstico de la calidad del sistema educativo. Empezó en noviembre. Y antes de marzo queremos que nos presenten un plan, que aborde temas como las infraestructuras, los materiales didácticos, que identifique los déficit del profesorado, de la organización escolar,...


Tienen centros de Primaria. ¿Llegarán a Secundaria?


-Sí. Allí el problema es que hasta ahora solo las familias con un poco de dinero mandaban a estudiar a las niñas fuera cuando acababan la Primaria. El resto abandonan la escolarización y a las chicas se las casa. Es muy importante que continúen la Secundaria y que luego puedan llegar a la universidad. Estamos ya con el proyecto de construcción del centro que hacemos por fases. Este año hemos construido ya dos edificios y ahora uno más.


¿Tienen financiación pública?


-Sí. Nos apoyan administraciones públicas de Gipuzkoa y algunas empresas. Y con su colaboración para el año próximo esperamos tener la capacidad para que las niñas empiecen la Secundaria en varios tramos. Ahora tenemos siete aulas construidas para Secundaria y queremos construir quince más.


¿Tienen otros proyectos educativos?


-Contamos con becas para que sobre todo chicas, puedan estudiar en la universidad. Son de dos años de duración. En el último curso hemos dado más de 20. Cuando se agotan las candidatas, si sobran plazas se las ofertamos a chicos procedentes de familias muy pobres.


¿En qué otras áreas trabajan?


-En higiene, sanidad, hábitos saludables... Hemos conseguido bastante avances. Con espónsores privados de clínicas hemos financiado dos ecógrafos para embarazos y partos;y por otra parte hemos formado cuatro enfermeras que se encargarán de realizar los controles, etc. Porque en el Valle, al estar tan alejado del centro urbano y del hospital más próximo, había una tasa de mortalidad en partos muy elevada. También incidimos en campañas con salud escolar, de salud e higiene en la vivienda, en las calles,...


¿Y programas específicos de mujer?


-Tenemos hasta cinco talleres de alfabetización de mujeres adultas donde se las instruye en diferentes técnicas. Desde costura, bordado, producción agrícola,... La finalidad es que ellas creen pequeñas empresas en grupos de cinco para comercializar los productos y que saquen un sueldo.


Porque el futuro del Valle está en empoderar a las mujeres.


-Está claro que cuando una chavala acaba la Secundaria es una persona distinta;rompemos un poco el rol predeterminado para ella. Cuando logran ir a la universidad, tenemos ya las primeras licenciadas este año en Medicina, Enfermería, y cinco maestras que empezarán a trabajar como profesoras... Ese acceso al trabajo y a ingresos para la familia cambia los roles establecidos. De estar dedicadas a los animales, a los niños, la tierra y al cultivo, de repente ellas representan los ingresos estables de la familia. Y los maridos son los que tienen que empezar a hacer ese tipo de tareas. Y eso representa un cambio impresionante.

 

Ahora que se están removiendo las aguas contra la violencia machista... ¿Cómo ven allí los avances? ¿Hay cambios sociales?


-Los cambios son impresionantes y los vemos a corto plazo. Observamos que la presencia pública tanto de las niñas como de las mujeres es cada vez mayor. Estamos introduciendo un poco el deporte en la escuela. Y aunque está costando, hay niñas que empiezan a jugar al fútbol;poco a poco los cambios se están notando muchísimo. Cuando formas a una niña, a una mujer, se beneficia toda la comunidad. Cuando sean madres transmitirán a sus hijas e hijos valores distintos a los que tuvieron ellas. Es la forma de avanzar.


Incluso en la cultura como el Islam con el patriarcado dominando.


-Sí. Romper el dominio patriarcal, como aquí, costará todavía muchísimo, pero desde su cultura vemos cambios muy importantes. Hace cinco años hubiera sido impensable la visibilidad actual que tienen las mujeres que cada vez ocupan un espacio mayor en la sociedad. Caminan despacio, pero avanzan.


¿Han incorporado mujeres en los órganos de decisión en la comunidad, en los comités de las escuelas?


-Aunque la equidad aún no se ha logrado, por decreto ley los comités son paritarios. Si hay cinco hombres hay cinco mujeres. Nuestra contraparte allí, la Felix Foundation, tiene quince miembros en el Patronato, de los cuales cinco son mujeres muy activas;incorporarlas costó pero está asumido por el resto que eso tiene que ser así.


Van a poner en marcha un proyecto de Formación Profesional.


-En Pakistán en general hay poca FP y en esa zona no existe lo que llamamos FP. Allí la mayoría de la gente acaba Secundaria y a partir de ahí los que pueden van a la Universidad. Nuestra idea es que en 2018, en septiembre, podamos traer a dos personas del Valle becados un año y medio para estudiar en Mondragon Unibertsitatea con la idea de montar en la región un centro de FP. Estamos en fase de selección de alumnos. Esto estaría para el año 2019. Sin prisa pero sin pausa.


Nekane Lauzirika