EUSKAL KAZETARIEN ELKARTEA - KAZETARIEN EUSKAL ELKARGOA

ALBISTEAK //

Zorionak, Bilbao!


Bilbao se prepara para celebrar, un año más, su 718 aniversario.

Da no se que, comparar el Bilbao actual con la Villa pequeña y botxera que en 1802 tenía ocho mil ciento siete villanos, seiscientas cincuenta casas,  callejuelas y tres barrios, tres médicos, siete boticas, veinte abogados y una imprenta. Subir hasta el ensanche era casi un viaje; andar su entorno tenía algo de aventura. Semáforos, luz roja, amarilla, verde. El Bilbao moderno extiende sus tentáculos al norte y al sur, al este y al oeste. Se remozan calles, se buscan salidas hacia el valle de Asúa, los viejos descampados se cubren de asfalto y en las calles del centro y otras, los vehículos se disputan un sitio con el peatón.

Con todo, Bilbao sigue siendo fiel a sí mismo. Ni lo moderno a matado a lo tradicional o a lo autóctono, ni el abrelatas ha desplazado a la cazuela. Todavía hay convivencia entre el ayer y espero que el mañana.

Tal vez me equivoque, pero me parece que en pocas ciudades se observa una identidad tan profunda como la que existe entre Bilbao y los bilbaínos.

Sí. Me gusta Bilbao: su sirimiri  -no tan frecuente- sus calles hechas para pasear; la emoción de las tardes en San Mames, cuando los gritos de aliento al Athletic suenan vibrantes, los conciertos mañaneros del Arenal y la Virgen de Begoña; el encanto del Casco Viejo, con el ambiente inconfundible de sus Siete Calles ; ese algo indefinible, ese no se qué, que da un carácter único a la Villa; su ría, testigo de nuestra historia.

Mirar luego hacia adelante y tratar de imaginar como será el Bilbao del futuro, cuando los años hayan doblado la esquina del siglo XXI.

Y su gente; sobre todo su gente, mi gente.

Feliz aniversario, Bilbao. Feliz aniversario, bilbaínos. Zorionak!

Montxo Urraburu