EUSKAL KAZETARIEN ELKARTEA - KAZETARIEN EUSKAL ELKARGOA

ALBISTEAK //

No es culpa del mensajero


'La libertad de expresión no lo resiste todo, no lo acoge todo y que la UE tendrá que empezar a revisar de forma conjunta la legislación sobre este asunto porque los países miembros necesitan seguridad'. Esta es una de las frases dichas por la vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo, durante su intervención en unas jornadas  organizadas por la Asociación de Periodistas Europeos. Me he quedado perplejo.

Resulta que después de años de denuncia de la denominada 'ley Mordaza', aprobada por el anterior gobierno del PP,  en la que la mayoría de los partidos políticos, entonces en la oposición, entre ellos el de la propia vicepresidenta, el PSOE, ahora, cuando ellos gobiernan, les parece poco las restricciones y coacción a la libertad de información de esa Ley a la que aún no han tocado, y dan una vuelta de tuerca más y denuncian que los medios han conseguido rebajar la estima entre la ciudadanía  de la labor de los políticos y, por tanto hay que regular la libertad de información, ¿más? .

Acepto que hay informaciones, medios de comunicación  e informantes lo suficientemente sectarios como para publicar noticias falsas, con medias verdades o con la suficiente 'manipulación' de las palabras para que un suceso más o menos nimio se convierta en 'una cuestión de Estado'. Ha ocurrido, ocurre y ocurrirá. Pero decir, a esta alturas, que la Unión Europea debe revisar su legislación sobre esta asunto es, como poco, de una ignorancia supin, sobre todo, con lo que ya existe sobre este tema.

Para empezar, los Periodistas cuentan con el código deontológico de la profesión y la autorregulación. A la señora Calvo esto le parezca escaso, pero además 'aquellas personas o entidades públicas o privadas que consideren que son vulnerados alguno de sus derechos por parte de un periodista o de un medio de comunicación, siempre tienen la opción de acudir a la justicia, para que sea ésta quien determine si ha habido alguna actuación no acorde a la ley', tal y como señalaba una nota púbica de la Red de Colegios profesionales de periodistas . ¿Qué más hace falta?

Quizás haya que recordar, una vez más,  que los instrumentos para la comunicación, como las redes sociales, no son información y,  en muchísimos casos, no están realizados por periodistas, por lo que no están contrastados y muy posiblemente no sean veraces. Los medios de información deben ser reconocidos y reconocibles, con periodistas titulados, que conozcan el oficio y lo ejecuten como mandan los cánones del periodismo. A esos son los que hay que atender y tener en cuenta. Por último, señora Calvo el descrédito de algunos políticos se lo han ganado ellos/as solos/as.

No ha sido culpa del mensajero.


Txuskan Coterón